El centro estatal trabaja en la catalogación e
incorporación a su base de datos de unas 150 muestras de
microorganismos recogidas en la zona eruptiva

El Banco Español de Algas (BEA), adscrito al Centro de Biotecnología
Marina de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (Ulpgc), estudia
las nuevas especies de microorganismos que han aflorado tras la erupción
submarina de El Hierro. Fruto de esta investigación, están creando una
colección específica de microalgas y cianobacterias recogidas en la zona
afectada por el fenómeno volcánico.

El estudio se enmarca dentro
de la campaña científica Bimbache, coordinada por el Centro
Oceanográfico de Canarias perteneciente al Instituto Español de
Oceanografía. Junto al BEA, participan grupos de investigación de
oceanografía, química, física y teledetección de la Universidad de Las
Palmas y del COC-IEO, entre otros.

"Trabajamos desde el pasado
mes de noviembre en la campaña Bimbache del IEO junto con otros
investigadores de Oceanografía, Física y Química para conocer los
efectos de la erupción volcánica de El Hierro. Nosotros recogemos las
muestras vivas, mientras que ellos toman otros parámetros y nos dan los
datos físicos y químicos que nos interesan para ver como cultivamos
estos organismos posteriormente", afirmó Antera Martel Quintana,
coordinadora del banco Español de Algas.

El investigador del BEA
Iván Alonso-González ha participado en cinco campañas Bimbache a bordo
del Buque Oceanográfico Ramón Margalef, en las que ha recogido más de
150 muestras de microalgas y cianobacerias en la zona afectada por el
volcán submarino.

"Aunque aún es pronto para hablar de
resultados, estamos viendo que ha habido desplazamientos de unas
poblaciones de organismos por otras. En un primer momento tras la
erupción, organismos que estaban más presentes desaparecieron o se
mantuvieron en una fase de latencia, mientras que otros crecieron más en
las nuevas condiciones, y ahora están apareciendo organismos más
resistentes al estado actual del medio", afirmó Antera Martel.

Una
vez que se complete el estudio, la colección de microalgas y
cianobacterias de la zona del volcán submarino, será incorporada a la
nueva base de datos del Banco Español de Algas. Se trata de una
aplicación informática, abierta a la comunidad científica y empresarial
internacional, que recoge más de 1.500 especies y unas 700 cepas
catalogadas y en mantenimiento. Ofrece información detallada sobre el
origen de las mismas, el proceso para la identificación mediante
técnicas clásicas y moleculares (ADN), sus usos potenciales, entre
otras.


http://www.laopinion.es/