PDA

Ver la versión completa : Crónica. 1ª Quedada AMIGOS DEL MAR. Junio 2011.



erostrato12
7th June 2011, 15:02
Capítulo 0 (o Precuela, o como lo queráis llamar)

(Suena música de banda sonora épica, y la voz de ultratumba de un locutor -bueno, realmente la voz la tiene así porque está de resaca, pero aquí sólo lo sabemos él y yo, que soy el narrador de la historia- comienza a hablar mientras dan comienzo los títulos de crédito...)

“Nadie contaba con que el Fin del Mundo se adelantaría del 2012 al 2011 (más concretamente al primer fin de semana de Junio)...

Nadie contaba con que el Armagedón en el que tendría lugar la madre de todas las batallas decidiendo la supervivencia o el fin de la especie humana buceadora se encontraría en el mediterraneo alicantino (más concretamente en Villajoyosa)...

El Fin estaba próximo. Había que hacer frente a aquella amenaza mortal. El Mundo necesitaba a sus mejores héroes para esta lucha final...

Sólo los mejores han sido llamados... Algunos no sobrevivirán (o lo harán con grandes daños físicos o mentales)... pero los que lo hagan alcanzarán la gloria...

¡¡ La gloria de haber sobrevivido a la 1ª QUEDADA AMIGOS DEL MAR (http://www.sensaciones.org/forsensa/showthread.php?15084-Primera-Quedada-AMIGOS-DEL-MAR-2011.....Villajoyosa..Junio)”!! (*¡tachaaaaan!*)

(*fundido en negro, comienzo de la película*)

Villajoyosa, Sábado 4 Junio 2011, 7:30 hora Zulú. Por el pantalán sólo se oye el rítmico quejido de una maldita rueda de cajón de buceo que disfruta desquiciando los nervios de todos los que la escuchan a esas horas de la mañana.
Silenciosos y taciturnos (posiblemente aún dominados por el sueño, aunque uno de ellos se empeña en dar voces como si el resto estuviera sordo), varios individuos arrastran grandes bolsas y cajones repletos de armas y pertrechos para la terrible misión a la que han sido convocados.

Son conscientes de la gravedad de su pesada carga, que va más allá de aquellos pesados materiales. Se está decidiendo el futuro, y no es sólo el futuro del ayuntamiento de Villajoyosa, o el de España, sino el de todo el planeta, el de toda la especie buceadora. La hora de la verdad ha llegado.

Los grandes líderes mundiales (Barack Obama, Hu Jintao, Vladimir Putin, Karlos Arguiñano y Belén Esteban) habían reaccionado como un sólo ser cuando se tuvo noticia por primera vez de la temible amenaza que se cernía sobre el planeta. Una extraña especie de seres alienígenas se dirigía hacia la Tierra, y nadie podía aventurar cuáles podían ser sus intenciones: ¿pretenderían sojuzgar a la población mundial y convertirla en sus esclavos, como pensaban los políticos? ¿querrían comernos estofados con una salsa al oporto y una ramita de perejil rico-rico, como pensaba Arguiñano? ¿tendríamos que matar por nuestras Andreítas (o hacerles que se coman el pollo), como pensaba Belén? Nadie lo sabía, pero al igual que una nube negra, cuatro olitas y un poco de corriente causan un profundo temor al opengüater que se cree que sabe bucear porque se sacó el título en un fin de semana de vacaciones en el Caribe, así toda la población mundial se dejó llevar por el pánico y solicitó medidas de excepción para salvar a la Humanidad. Teníamos que vender cara nuestra piel, caray.

La decisión era evidente: Había que convocar a los superhéroes más valerosos, poderosos, habilidosos y salerosos de todo el planeta, y con ellos organizar una patrulla que se enfrentara a aquella abominación extraterrestre, demostrándoles que con los terrícolas no puede nadie, que siempre defenderemos nuestro planeta como un sólo hombre (en este momento el lector debe imaginar que comienza a sonar música de Braveheart, por supuesto), y que jamás nos arrebatarán nuestra libertad y nuestro más preciado derecho a ser nosotros los que nos matemos entre sí y los que jodamos el planeta hasta sacarle todo el jugo que podamos. ¡¡El planeta es nuestro!! ¡¡nuestro!!... ¡¡ Y yo por mi planeta ma-to, ¿m’endiendes?, ma-to !! (como muy bien dijo una de las lideresas mundiales a la que nos referíamos anteriormente)

La fuerza de choque de élite que defendería a la Tierra ante el ataque extraterrestre se constituyó a partir de dos grupos que, a pesar de sus aparentes diferencias, guardaban mucho en común por la fiereza de sus acciones, su valiente determinación, sus tremendos poderes y su valentía sin igual. Sí, estamos hablando de la unión de todos los mutantes del planeta (tanto los X-Men del enigmático profesor “FerXavier” como la Hermandad de Mutantes del poderoso “OrusMagneto”), unidos en tan singular misión para hacer frente a tó lo que se menea junto a... bueno, junto a los personajes de Barrio Sésamo, que tampoco renuncian a luchar en esta ocasión para defender el bien, la justicia, la libertad, las galletas de Triqui y la tarta de chocolate de Epi.

Y así, de esta manera, nos volvemos a encontrar (tras este largo preámbulo) en la mañana del día 4 de Junio, al borde del pantalán, con nuestros héroes saludándose con alboroto y alegría ignorantes de los peligros que aún les esperan, ignorantes del terrible peligro que les acecha en el mar, ignorantes de... en fin, que son todos una panda de ignorantes, vaya.

Pero cedamos la voz a nuestros protagonistas ya que, por esa magia de la literatura que permite a lectores y narrador ubicarse en cualquier parte y en cualquier momento de un relato, nos contarán ellos mismos qué es lo que les ocurre a lo largo de su peligrosa misión, mucho mejor de lo que podría hacer cualquier vulgar cuenta historias como el que esto escribe...

- ¡¡ Profesor Xavier, profesor Xavier !! ¿Por qué estamos aquí? ¿Qué es lo que nos amenaza? ¿Qué puede contarnos? ¿Puede ver algo más allá de las tinieblas de la realidad con sus superpoderes mentales? - preguntaban algunos con curiosidad a “Fer” Xavier, director de la “Escuela Xavier para jovencitos con talento... y jovencitas de moral distraída”, quien con expresión soñadora clavaba su mirada en la superficie del mar y en las escasas nubes que poblaban el cielo.

- Veo cosash maravilloshash - comenzó a responder éste - veo la luz de las partículass psiónicass del futuro como un aura cósshmica que envuelve a esos elefantessh rossassh que están ahí amarradoss a unas sshetas rojas con puntitosh blancosh.... Sí, lo veo, lo veo todo... uuaaaala... lo flipassh... lo veo, sssí...

- ¿Qué le pasa a este pringao? - preguntó Juggernaut-Penus con tono preocupado - Para mí que se ha metido algo...

- Shiiiii, shiiii.... pashtiss, pashtillash... uaaaalaaa... me gusshtan las pashtillash, shii, rojash, verdesh y amarillash, shii... uaaalaaa... aaaaahhh... aaaaaAAAHHH!!!
(¡*zaaaas*!... ¡¡*thump*!!)

El cabezazo de Juggernaut contra el cráneo del profesor resonó como si se hubiese abierto un melón de Villaconejos.

- ¿Mejor ahora, profesor? - volvió a preguntar Juggernaut

- Sí... sí... mejor... - respondió éste - Esh que como tenía infessshión en la garganta, me han sacado unas muelash, me notaba algo resshfriado y me dolía un poco todo, me he tomado a la vez un antibiótico, un analgésico, un antigripal y un caramelo de miel, y creo que con todo eso se me han abierto las puertassh de la percepción extrasshensorial: leo lassh mentesh a disstancia, soy capaz de ver el futuro, el presshente, el cosshmos y la antimateria, tó a la vez... y ademassh con unosh coloreshh muy bonitossssh, oyessss.

- Bueno, eso puede resultar útil en esta misión - coincidieron todos - Son unos superpoderes bastante interesantes... aunque a saber si estará en condiciones de utilizarlos cuando llegue el momento - concluyeron al ver cómo el profesor “Fer” Xavier se esforzaba en ponerse los escarpines en las orejas mientras canturreaba algo remotamente parecido a la banda sonora de la guerra de las galaxias..

- ¡¡AAAAtención, todos!! - la orden que rasgó el aire de la mañana dejó a todos los superhéroes clavados en el sitio. - Me presento para aquellos que no me conocéis (comentario estúpido, a la vista de la espalda llena de púas de quien hablaba...). Soy TerenciEspinete, y mi labor es dotaros de todos los medios necesarios para la batalla que se avecina. Veo que todos, salvo Epi y Blas, os habéis traído vuestras propias armas de casa o las lleváis incorporadas gracias a vuestros superpoderes, así que por mi parte os voy a organizar el tema del transporte. Ejem... estoooo... lamentablemente la “Nave-X” con ultra-velocidad-cuántica, frenos termo-electrocuárcicos, tapicería de cuero y dados de peluche en el retrovisor, la tenemos ahora mismo en revisión, pero hemos hecho unas cuantas adaptaciones a nuestra nave principal de repuesto, para que pueda llevaros a todos confortablemente, así que...

- ¿Nave de repuesto? ¿Pero esa no es la famosa “Jaca Paca”? ¿Vamos a ir todos montados encima de ella? - se oyó una vocecilla...

- Nada, nada, está todo arreglado, ya veréis. Máximo confort y calidad - cortó Espinete - A ver, los que necesitéis plomo lo podéis coger de...

- Eeeh, eeeeh, eeeh, un momento, “pinchitos”, que aquí el que organiza y cuenta soy yo... - le interrumpió OrusMagneto, líder de la Hermandad de Mutantes que no veía con buenos ojos que aquel tipo de color rosa y ojos fijos asumiese protagonismo en esta historia - A ver, tú y tú atacaréis juntos por la amura de babor, y tú y tú por la de estribor, vosotros dos llevaréis 6 kilos de plomo y vosotros tres llevaréis cámara, aquellos cuatro irán con traje semiseco y estos cuatro irán con seco, tú y ella os rascaréis la oreja izquierda con la mano derecha, vosotros cinco llevaréis el octopus por el lado izquierdo y nosotros tres escupiremos la máscara, aquellos dos llevarán capucha y estos cuatro...
.
- Hmmm... un poco asfixias el amigo, ¿no? - preguntó Juggernaut a Espinete en voz baja mientras le daba un suave codazo en su barriga de peluche, a lo que Espinete intentó responder guiñándole el ojo (sin éxito, claro) - En fin, esto lo arreglo yo...

- … y estos cuatro irán con Nitrox 30%, tú y tú encabezaréis la expedición y vosotros tres nos cubriréis la espalda, mientras aquellos dos se encargan de.... !!*KAABOOOOM*!!

El golpe certero, atizado con una botella de 15 litros (rellena con Nitrox al 28%, además...) en todo lo alto de la cocorota dejó a OrusMagneto ligeramente indispuesto durante unos minutos, que aprovecharon todos para organizarse a su aire. Una vez completada la tarea, procedieron a atenderle de aquel vahído momentáneo, del que comenzó a recuperarse gradualmente.

- ¿Qué pasa? ¿Dónde estoy? - comenzo a balbucear, mientras abría los ojos lentamente- ¿Ha visto alguien el Citroën ese que me ha atropellado? ¿Dónde tengo la moto? No sé que ha ocurrido... me siento confuso... pero no os preocupéis, ya me encuentro mejor, podemos seguir con la misión. A ver, vosotros tres... vosotros tres... vosotros tres...

Todos los miembros de la expedición contuvieron la respiración por un instante... ¿realmente los terribles poderes de Magneto no se habían visto afectados por aquel “pequeño incidente”? ¿Su control de la materia metálica había logrado quizá alterar en el último instante la composición molecular de la botella de aire, amortiguando así el impacto?

- … vosotros tres, vosotros tres... ¡¡¡sois tres!!! Mwwaaaahaha... y ahí hay cuatro reguladores DIN... ¡¡cuatro reguladores!! ¡¡síii, cuatro!!... Mwwaaaahahaha... y hay cinco personas con capucha... ¡¡cinco!! Mwaaahaha... ¡¡¡Síii...ciiiiinco!!!

- Increíble, sencillamente increíble... - musitó Espinete - El golpe le ha producido una alteración espacio temporal en las sinapsis psicotrónicas que han coadyuvado a la desintegración tangencial de las trócolas neuronales y eso hace que...

- Habla claro, chaval, ¿qué le ha pasado? - Interrumpió Juggernaut, poco dado a tener paciencia ante aquellas tonterías.

- Nada - replicó Espinete - que acabas de transformar a Magneto en el Conde Draco.

- ¡¡Guay, mola!! - respondieron a la vez el resto de superhéroes - seguramente su superpoder de contar cosas nos resultará de bastante más utilidad ante lo que se nos avecina.

Y así, en medio del jaleo general que se produce siempre al abordar cualquier embarcación, dejaremos a nuestros superhéroes dispuestos a hacer frente a su primera batalla contra el mar, en la que descubriremos a varios personajes de los que aún no hemos hablado, e iremos preparando el argumento para llegar al punto álgido con el climax de la terrible batalla por la supremacía de los mares.

Pero eso será en el siguiente capítulo, o secuela, o como queráis llamarlo...

Almu73
7th June 2011, 15:54
Ja, ja, ja!!!!!

no , si lo de las pastis de colores va a ser verdad....

orusito
7th June 2011, 16:41
Pufffffffffffff

Pa la proxima KDD las pastillas ya sean verdes o azules, prohibidas antes de las inmersiones,je,je,,je
A la espera de proximos capitulos ;)

Martín Ynestrillas
7th June 2011, 21:07
Secuela, se cuela hasta el tuétano, el cachondeito del finde... Ahora que yo tendría "cuidao" con Espinete. Sargento Mayor de Operaciones Especiales, fue uno de los que tomó Perejil al aslato, majetes.... ¡Ahí es na! como se le pongan las puas tiesas vaisaberloquesgüeno!

felixfue
8th June 2011, 23:02
ay que dolor de mollera me ha entrado con tanta pastiiiiish . y demas cuernolandias. eso si al infinitivo de la galaxia estaba repletito de bichos. tanto arriba como abajo. y ya de las nocturnas, ufffff. contar contar . que siga la churriquedada

Victoria Abando Dive
9th June 2011, 14:13
Erostrato, por favor, sigue con la crónica.... Me tienes embelesá !! ( como siempre :)

orusito
14th June 2011, 20:58
Uhmmmm,,Eros,,Eros,,,,,,ya estamos a dia 14,,,,uhmmmmmmmmm ;) q nos tienes a to la gente espectante!!! ;)

erostrato12
20th June 2011, 08:26
Uhmmmm,,Eros,,Eros,,,,,,ya estamos a dia 14,,,,uhmmmmmmmmm ;) q nos tienes a to la gente espectante!!! ;)

Todo se andará, todo se andará... que no tengo tanto tiempo libre como algunos de vosotros, jajaja...

felixfue
20th June 2011, 20:51
eros que pasa se te ha dado un vaido , y no nos continuas la nadanza buceil. que nos has quedado con la mar en la boca.
queremos mas . y mas y mas. que se te va juntar con la siguiente.

erostrato12
21st June 2011, 17:25
eros que pasa se te ha dado un vaido , y no nos continuas la nadanza buceil. que nos has quedado con la mar en la boca.
queremos mas . y mas y mas. que se te va juntar con la siguiente.

Si ya os tengo dicho que me encanta que me metáis presión, pero si los orcos salvajes que tengo a mi alrededor son incapaces de inmutarme, no lo van a lograr unos tipos y tipas tan encantadores como los que hay en este foro, jajajaja...

Tranquilos, no lo voy a dejar abandonado, pero es que tengo mucho lío últimamente, tanto en el trabajo como en casa (que estoy de plena "mudanza interior" porque van a venir a acuchillar parquet y a pintar la casa). No tengo tanto tiempo como me gustaría para sentarme a escribir, por más que la estructura de la crónica la tengo ya casi montada en la cabeza, al más puro estilo Mozart (hostias, esto último me ha salido bastante presuntuoso, jajaja)

Abrazotes,
Fer

erostrato12
30th June 2011, 12:21
Capítulo 1. "Los comienzos siempre fueron duros" (o "¿Y tú quien eres?")

Habíamos dejado al final del capítulo anterior a nuestros héroes montados en la Jaca Paca, camino de su primera misión de exploración preparatoria para la batalla final que decidiría el destino del planeta Tierra. Igualmente habíamos empezado a conocer a algunos de ellos, así como los superpoderes con los que harán frente a los temibles alianig... aleigeni...alenigie...... bueno, a los invasores extraterrestres. Sin embargo, hay muchos de nuestros superhéroes que aún permanecen desconocidos para el lector (o sea, tú), por lo que este segundo capítulo dará cuenta de varios de ellos, mientras seguimos detallando las peripecias transcurridas en su primer “viaje de exploración”.

Quizá algunos os preguntaréis el por qué de esa “exploración”, si aquí de lo que se trata es de entablar la madre de todas las batallas y que haya mucha acción en la película lo antes posible (el que quiera otro tipo de historias románticas que se lea la correspondiente “Crónica Bridget Jones de la KDD Amigos del Mar”). Es una buena pregunta, ciertamente, y yo, como narrador vuestro que soy, os debo una explicación que os voy a dar como narrador vuestro que soy: Claramente, en la vida de todo superhéroe, aparte de ir de cañas y tapitas para hacer el fantasma relatando “sus hazañas” (como hacen todos los buceadores hasta que cumplen más o menos las mil inmersiones, diciendo siempre que pueden cosas del tipo “pues yo he estado aquí y allá”, “pues yo he visto esto y aquello”, etc., etc.), suele ser una tarea habitual para el superhéroe el buscar un buen campo de batalla en el que el enemigo, en este caso los aleinegi...alenigie...alianigen... bueno, los invasores extraterrestres, sean convenientemente machacados.

Hay que tener en cuenta que no sirve cualquier campo de batalla para semejante hazaña, no señor, por eso el poderoso Magneto, tras sesudos, concienzudos y pelotudos análisis había determinado que la mejor ubicación para la madre de todas las batallas era en Barrio Sésamo, un lugar del mediterráneo soleado y bien ubicado para todos los asistentes a tan apoteósico evento, al que obviamente pusieron como nombre en clave “Villajoyosa”, no sólo para evitar cualquier filtración de información que pudiera llegar a oidos enemigos sino, principalmente, porque muchos recordaban que en todas las películas de batallas siempre se usan nombres en clave para los sitios (aparte de sincronizar relojes todo el rato y de ver cómo muere heróicamente el amigo del protagonista... pero de esto último ya hablaremos, ya...).

Pues bien, partiendo del centro neurálgico de Barrio Sés... quiero decir, “Villajoyosa”, donde reside el siempre marcial Espinete y su amigo Chema “El Empanao”, que a la sazón le hace las labores de asistente de batalla cuando es menester, nuestros intrépidos héroes partieron aquella mañana rumbo a la misión de exploración que comentábamos anteriormente (hace ya unos cuantos párrafos, y es que hay que ver cómo me enrollo). Así que es buen momento para volver a la nave “Jaca Paca” y dejar que nuestros protagonistas nos cuenten en primera persona sus aventuras y desventuras...

- ¡Uno, dos, tres, cuatro, cinco! Mwaaaahaha ¡Sí! ¡Cinco buceadores a estribor! ¡Y uno, dos tres, cuatro, cinco, seis! ¡Síiii! Mwaaahahaha ¡Sí! ¡Seis! ¡Seis buceadores a babor! - seguía clamando Magneto a quien, como veíamos en el primer capítulo, un pequeño “incidente” había transformado temporalmente en el Conde Draco.
- Bueno, parece que estamos todos a bordo - indicó Terenci-Espinete - Hoy a ser un día glorioso, amigos, aquí al alba y con un tiempo duro con viento de levante de 35 nudos...
- ¿Pero de qué hablas? - respondieron todos - Si el mar parece estar estupendo, y no hay casi nada de viento...
- Perdonad - respondió éste - me pudo la nostalgia, el recuerdo de otras batallas, ay, Perejil, Perejil...
- ¿De quién hablas? ¿Del caracol aquel que salía con Caponata? - volvieron a preguntar todos, ante el enfado de Espinete, que empezaba a estar un poco mosca con aquel batallón de superhéroes bocazas, con tanta interrupción, y con lo de que le hubieran chafado el contar una buena batallita.
- Venga, va, dejadle en paz con sus recuerdos - dijo una voz en la barca.
- Es cierto, Almu-Amnesia - dijo Fer-Xavier - Uaaalaaa...No todossh pueden disshfrutar de un superpoder como el tuyo
- ¿Y cuál es ese superpoder? - preguntó alguien, dirigiéndose a la interpelada - ¿Eres capaz de confundir los recuerdos ajenos? ¿Provocas un bloqueo y dejas una mente en blanco a distancia? ¿Haces que los enemigos se equivoquen a la hora de ejecutar sus malvados planes?
- Si... yooo... estoooo... - respondió aquella, poniéndose en pie y adoptando una pose de lucha a mitad de camino entre Kung-fu Panda y Karate Kid - ¡¡Soy Amnesia!! ¡¡Y mi superpoder es.... es... er... estooooo... es... !! Ummmm... vaya, se me ha olvidado...
- No te preocupes, Almu-Amnesia - la tranquilizó Fer-Xavier con unas palmaditas para que se sentara de nuevo en la barca - cuando llegue el momento de la batalla te acordarás seguro. Y si no, te paso alguna de missh passshtillas para que veas la luz, el karma y los frostris cayendo desde el octavo cielo... ualaaaa... ssshíiii, losssh frosshtiss... - concluyó el profesor Fer-Xavier con su perorata, mientras se metía otro concentrado de ibuprofeno, antihistamínico y un caramelo halls con sabor a miel para mantener su subidón particular.
- Menudo equipo nos hemos juntado - comenzó a refunfuñar Penus-Juggernaut - Así no vamos a ninguna parte... A ver, ¿alguien más con otro superpoder destacable?
- Bueno, sí... yo... soy azul, y... - comenzó a decir una vocecilla femenina, haciendo que todos se dieran la vuelta.
- ¡Aaaah, pero esto es fantástico! - dijo Juggernaut, asintiendo con aprobación ante aquella presencia azul - ¡Si tenemos a Mística con nosotros! La increíble Mística, con su superpoder mutante de transformación. Bien, bien. Esto puede ser muy útil para que, llegado el momento, te transformes en cualquiera de nuestros enemigos y entonces te infiltres entre sus líneas, y así...
- No, no, para, te estás confundiendo, grandullón - respondió aquella - Que yo no soy ninguna mística de esas. Yo soy, yo soy... ¡tachaaaaan! - dijo en ese momento, moviendo los brazos hacia un lado y hacia otro agitadamente- ¡soy Super-koko! (aunque me puedes llamar Bárbara siempre que quieras, claro) - añadió con un guiño.
- ¿Super-koko? ¡Wow! - respondieron todos a voz en grito - Eso es muchísimo más útil, porque, porque... esto... hmmm... bueno, la verdad, ¿eso en qué nos va a ayudar?
- Bueno, está claro - respondió aquella - os puedo explicar un montón de cosas super útiles. Mirad, por ejemplo, ahora esta botella está ver-ti-cal... ahora está ho-ri-zon-tal... ¿veis? ver-ti-cal, ho-ri-zon-tal... Y así con muuchas, muuuuchas más cosas - concluyó Bárbara-Koko junto con la exhibición de sus superpoderes, volviendo a mover sus azules brazos hacia un lado y otro del cuerpo con alegría y desparpajo.
- Grrrmmppff... pues vaya, estamos listos con esta tropa para afrontar una batalla - dijo con voz profunda un tipo taciturno y mal encarado que hasta el momento había estado preparando sus pertrechos en silencio para la inmersión que se avecinaba mientras mascaba una colilla de un puro.
- Hmmmm... esas grandes patillas barbudas... hmmm... esa voz oscura, ese puro... vaya, vaya, parece que después de todo estamos de suerte, si tenemos a Lobezno en esta misión... - dijo Penus-Juggernaut.
- No, mi querido amigo - repuso Espinete - me temo que Lobezno tampoco podía acompañarnos. En su lugar tenemos a alguien mejor: a mi gran amigo Don Pimpón, aquí presente, que con sus poderes para....
- ¿Don Pimpón? Pero... ¡si a mí me dijo que se llamaba Alfonso! - interrumpió una voz.
- No, no, tampoco se llama así, estáis equivocados ambos. Cuando hablé con él me dijo que se llamaba Ildefonso - dijo otra.
- ¿Pero no era el famoso Buzonet? Así se presentó cuando nos saludamos antes - dijo una tercera.
- Tranquilos, tranquilos - contestó el interpelado - Soy todo eso... y mucho más. A su debido momento lo comprobaréis y entenderéis el por qué de tantas identidades. Tan sólo puedo adelantaros que...
- Bueno, ¡vale ya de cháchara, que estamos llegando a nuestro destino! - les interrumpió Terenci-Espinete - ¡Vamos a intentar comprobar si este punto de inmersión nos sirve como campo de batalla! Es de lo mejor que tenemos, aguas transparentes, poca corriente, buena temperatura, una maravilla... es el famoso destino conocido como “La Llosa”, así que... ¡preparad vuestras armas, digoooo, vuestros equipos! ¡Listos para la inmersión! ¡A ver, Chema, dirígete a proa y sigue mis instrucciones!

Chema “El Panad...” digooo, Chema “El Empanao” se dirigió raudo y veloz hacia proa, dispuesto a... dispuesto a... er... *chofff*... bueno, dispuesto a nada, porque antes de que nadie pudiera impedirlo ya se había arrojado al agua y chapoteaba desesperadamente en dirección hacia la boya que marcaba el punto de inmersión.

- ¡¡Pero dónde vas, Empanaaaao!! - le gritaba Terenci-Espinete desde la barca - ¡agárrame la boya, agárrame la boya!
- ¡¡Sí, vamos, ánimo, Chema!! ¡¡agárrasela, agárrasela!! ¡agárrale la boya! ¡¡que se la agaaarre, que se la agaaaarre!! - jaleaba todo el mundo al pobre asistente que, infructuosamente, intentaba acercarse a su destino con un elegante estilo natatorio a mitad de camino entre el espasmo-electroshock y el pataleo-rabieta.

Tras unos minutos de intentarlo, y ante la mirada aburrida de los asistentes (y la colérica arenga del capitán Espinete, a quien las púas de la espalda comenzaban a ponerse como escarpias), el pobre Chema “El Empanao” volvió a subir jadeante a la barca Jaca Paca, murmurando un dolorido “p’abernos matao...”.

- Pues nada - concluyó Espinete - claramente hoy no podremos explorar este maravilloso lugar de “La Llosa”: las fuertes corrientes, la escasa visibilidad, las bajas temperaturas y, especialmente, la escasa pericia de aquí mi asistente - añadió, intentando mirar de reojo a Chema (sin conseguirlo, claro, ya que como todo el mundo sabe, los ojos de Espinete se mueven menos que los ojos de Espinete) - nos obligan a escoger otro punto de buceo a explorar. Partamos rumbo al norte, hacia la Isla de Benidorm, que allí seguro que encontraremos algunas aguas más protegidas en las que remojar los neoprenos ¿os parece bien?

Nadie de los asistentes dijo nada en contra, absortos como estaban en sus discusiones acerca de si la aproximación tangencial parabólica que había intentado Chema hacia la boya realmente demostraba la existencia de una terrible corriente, o bien quizá indicaba que aquél se había echado al agua con sólo una aleta en un pie. Sólo Almu-Amnesia, absorta en sus pensamientos, supo reconocer el esfuerzo y la ambición de aquel fracaso y se alzó, con la vista fija en el horizonte, exclamando: ¡Sí, allá vamos! Hacia el norte, hacia... er... ¿en qué dirección está Gerona?

Todo estaba bien, pensó Terenci-Espinete... La mañana seguía avanzando inexorable, y los rayos de sol escribían con letras brillantes en la superficie de las olas sobre las que cabalgaba la Jaca Paca. Aquella jornada estaba a punto de comenzar, y el mar parecía estar aguardando con sus brazos abiertos la llegada de aquel batallón de superhéroes que, quizá hoy no, pero seguramente mañana y pasado, verían por fin satisfechas sus ansias de enfrentarse a la terrible invasión alegien...aleniegin...aligianigen... bueno, a la terrible invasión extraterrestre.

Pero no adelantemos acontecimientos. Este capítulo sólo tenía como objetivo presentar a varios de nuestros protagonistas (aun nos queda alguno, que aparecerá en el siguiente capítulo), y preparar al lector para lo que se avecina: Cuando llegue el momento de la batalla, ¿Logrará Orus-Magneto recuperar sus poderes, o deberá limitarse a contar a los enemigos? ¿Recordará Almu-Amnesia cuál es su superpoder en el momento decisivo? ¿Se recuperará Fer-Xavier de su colocón passhtillero o verá el mundo de colorines? ¿Arreglará Penus-Juggernaut la tontería a algún otro personaje a base de botellazos? ¿logrará explicar Bárbara-Koko la diferencia entre “proa” y “popa” a la hora del abordaje?

Y, lo más importante, ¿pestañeará Espinete?

La respuesta a todo ello (y mucho más), en los próximos episodios...

Penus_
30th June 2011, 12:35
Yupiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!!!!

Quiero otro!!!!!!!
Bajo el aqua! sabe mejor ;-))))

felixfue
2nd July 2011, 00:15
eso eso ya era hora. que nos tenias en ascuas.
y mas con toda esa t r u p . que menudo peligro cuando salen l@s hechicer@s. jujajauaj ajajjajaj