PDA

Ver la versión completa : Cuaderno de bitÁcora, 23-25 jÁvea julio 2010 (ahora o nunca...)



Nospiramosa
14th January 2011, 09:38
CUADERNO DE BITÁCORA, 23-25 JÁVEA JULIO 2010
(AHORA O NUNCA...)

VIERNES 23,

Saliendo de Benicarló, con el esquema en la cabeza de la “La viamichelin”, para llegar a Jàvea, hasta Valencia está claro, todo recto, como ya me lo conozco, conduzco mientras pienso en todo lo que me ha llevado hasta ese momento, una semana estresante de trabajo, mi padre en el hospital, lo que conlleva que la noche pasada no dormí, no he tenido tiempo de acabar la maleta tranquilamente, eso sí el equipo de buceo, lleva desde el martes cerradito y completo.. me olvidaré una toalla para la ducha, pero no de las aletas jaja.. a todo esto pienso que no conozco a nadie, si he chateado con Laura, con Carlos y con Emilio, que me han animado un montón, pero al final no he podido ni llamarles por teléfono con tantas prisas. En fin que mi cabeza está en ese punto de grupo ese del facebook.. “el irremediable momento en que piensas quien me mandaría..”, pero voy a llegar hasta el final “por mi y por todos mis compañeros” (jeje como el juego).. divagando todo esto, con mi cochecito que es una pasada conducirlo (para mí claro) y escuchando The Offspring, llego a la salida 62, Ondara-Dènia-Jávea.. ahora, concentración, al salir girar a la derecha, pasar cerca del Pedreguer y pasar de largo por Gata de Gorgos y la siguiente rotonda, recto.. ya estoy en Javea..

Justo en la rotonda una llamada de Carlos.. jeje llevo el manos libres.. por primera vez hablo con él, menos mal que el Miércoles, Emilio me dio su móvil y yo le di el mío, así es como lo ha conseguido, que yo ni al pensamiento. Le digo que ya estoy entrando en Javea y él me dice que le ha pillado el atasco de la salida de Madrid así que llegarán más tarde, me comenta de recoger las llaves del apartamento le digo que sin problemas, cuando pare, le llamo y me dará el teléfono del contacto, una tal Patricia, que agradable parece el Carlos por teléfono, que majo..


5654


Ups me he perdido!!! estoooo.. da igual seguiré mi instinto marino.. me dejo llevar y uffffff como está Javea.. está petaooo de gente, cuanta vida veraniega como mola.. Stop... efectivamente he llegado al puerto.. llamo a Carlos me da el número de Patricia, la de la agencia. La llamo, me guía más o menos hasta el sitio, al entrar he pasado por delante de la agencia y ahora estoy en la otra punta, bueno me voy bordeando la costa y controlando garitos y demás.. por lo que pueda venir, En un pis pas ya estoy en el apartamento con las llaves, la maleta e investigándolo, todo sin tocar nada..

Llamo a Carlos y le confirmo que todo está controlado, que avisen cuando lleguen que estaré paseando por la playita, aún tardarán, Emilio ha pillado otra vía y les ha caído una granizada y un agua impresionante, aún tardarán más. Salgo del apartamento llamo a Emilio por primera vez hablo con la CAÑA DE ESPAÑA.. efectivamente es una moto, jaja que risa, ups la poli, me pasa con Sol, jeje mi compi de habitación, me dice que lleva la botella de ron en los pies jajaja..

Me voy a investigar la zona a ver que encuentro, estamos genialmente situados, zona tranquila pero muy cerca de la vida nocturna jajaja.. Uyyyyy aquello es un cartel de Mercadona, allá voy, me pillo el coche lo sigo, falta un cuarto de hora para cerrar, llamo a Emilio se lo digo.. 5 minutos después, estoy saliendo con una sandía bajo el brazo y una bolsa de hielo.. Diosss me parece surrealista, no conozco a nadie, tengo las llaves del apartamento, una sandia y hielo jajaja.. Pues bueno, es lo que hay, regreso al apartamento dejo todo en la nevera y me salgo a pasear por El pasaje del Amanecer, pero que guapo! se ve toda la bahía llena de bares, restaurantes, tiendecitas, hippies.. cuanta vida y que bochorno, cuando lleguen los de ambiente seco se van a “dirritir”.. me lo paseo todo y me siento a esperar, son las 22:10..

A la media me suena el teléfono ¡por fin!!!!!! Ha llegado Carlos.. como es posible, él me ve, y yo no le veo einnnn.. pero si lo tengo detrás!. Nos saludamos-presentamos, me presenta a su hermano Raúl.. hará un bautizo el sábado, aunque no lo veo yo muy convencido jeje.. Nos vamos a cenar al paseo mientras esperamos a la segunda remesa de Madrid..


5655


Cenamos una pitzza y una capresse con unas cervecitas.. y mientras nos vamos conociendo hablando del proyecto “Nos Piramos A” y sobretodo hablamos de buceo, mucho buceo. Al rato llama Emilio ¡han llegado! pero están en la otra punta de Javea, así que nos vamos a buscarlos.. jaja que risa, solo ver a Emilio ya viene gritando “la roja”, me parece a mi que me voy a reír mucho éste finde.. Presentaciones, Sol, Jesús.. regresamos al puerto para que cenen ellos.. acabamos en un burguer, el resto han cerrado las cocinas.. están contando su ruta llena de incidentes, 8 horas les ha costado llegar, madre mía, estoy estupefacta, los escucho hablar, como si ya les conociera.. que gracia. Sol llama hermanos a Emilio y Jesús, tantas horas juntos, normal, ya se han contado la vida jiji.. Toque de queda.. mañana hay sub y tenemos que descansar..

Nos vamos todos al apartamento, ellos aún no lo han visto..

Llegamos, es una planta baja con dos habitaciones pero para 6 personas.. y una enorme terraza.. Sol y yo dormiremos en la cama de matrimonio, Emilio y Jesús en la doble, y Carlos y Raúl en el comedor.. todo organizado.. Antes que nada, bote para gastos comunes, 20 euritos cada uno, esta bien ¿no?, perfecto. Raúl nos abandona y se va a ver el ambiente nocturno, él mañana, puede dormir, que aproveche... Sin poder evitarlo seguimos hablando en la terraza hasta que un vecino golpea en la persiana para que nos callemos.. es mejor, son las tres y mañana a las 9 en el centro. Hasta mañana a todos..

Sol y yo nos embadurnamos de repelente de mosquitos, pero a ver que pasa, ventana a tope abierta, los pobres deben de estar achicharrados, pero le advierto a Sol que por la mañana hará fresco.

Buenas no.. Sol.. ya no está.. ha caído fulminada.. me cuesta un poco pero me duermo..

Durante la noche, sinfonía de ronquidos jaja.. quien será de quien y eso que el Emilio decía que no roncaba, pobre Jesús.
Bona nit..

SABADO 24,

Antes de que sonara mi despertador-móvil con la canción de estrella Damm del verano, ya oía ruidos, que poco duermen estos chicos, que poco que sé dormir yo. Me esperé a que sonara la canción y desperté a Sol, nos levantamos y los chicos, hacía vete tu a saber cuanto rato, hacía que estaban rondando por ahí, nos apresuramos a cambiarnos y en seguida estábamos en los coches en dirección al centro. Aparcamos y nos fuimos directitos a una cafetería de desayunos, café con leche y croissant, todos menos Emilio, una tostadita de tomate, y yo, un zumo de naranja, seguro que mi inmersión tiene aromas cítricos, algún que otro cigarrito, nerviosos por iniciar la sesión de inmersiones, Sol más que nadie, su primera inmersión en el litoral español, su primera inmersión de Open, Carlos con ganas de estrenar la cámara, Jesús en su línea, más tranquilo. La tesorera oficial, Sol, pagó el desayuno del bote común, y nos piramos a....


5656


Son las 9:00, nos dirigimos al coche a coger los trastos y luego al centro, la furgoneta está ya en la puerta esperando nuestros equipos. Entramos en Buceo Pelicar, Jose Luís es el súper, Carlos se presentó y empezamos todos como en una maratón, la carrera de montar el equipo, ¿por qué será que antes de una inmersión parece que alguien diga.. ¡tonto el último! y todos a toda leche a montar el equipo? Pido mi botella de 12l. Y mi lastre, empezaré con 6Kg.. aunque hacía tiempo que no lo montaba y le había estado comentando a Sol, que el buceo no es como montar en bici, sí se olvida, planto la botella delante de mí cojo el jacket y antes de darme cuenta y no se cómo, lo tengo montado, acostado para no deber una caña a nadie (es una norma de mi profe... el que deje una botella plantada, paga una caña), hubiera corrido la birra por allí jiji, lo tengo todo más o menos controlado, me empiezo a equipar, mi precioso traje de 5mm Mares She Dive (me encanta), hasta la cintura y los escarpines, pongo los guantes en los bolsillos del jacket y veo que Sol ha iniciado una lucha encarnizada con su traje, parece que la está perdiendo, voy a por ella y le digo.. hasta que el traje no llegue al tobillo no sube, hasta que no llegue a la rodilla no sube y hasta que no llegue a la cintura no sube, nada, que no sube jaja. Viene Rafa (parte del equipo del centro) y le intenta ayudar haciéndola saltar al tiempo que él tiraba del traje, pero que no quiere, plan B, a la ducha. Lo llenamos de agua, la pobre está sudando como un pollito, está demasiado nerviosa para hacerlo con tranquilidad y no sudar tanto, tras una dura lucha, gana Sol, el traje está puesto, ala.. a cargar el equipo.. plomos por cintura y jacket por montera me voy hacia la furgo. Lo descargo todo allí, vamos subiendo al vehículo y sentándonos a ambos lados, me doy cuenta que hay dos parejas más, Héctor y Andrew, y dos chicas, una Advanced y una amiga que hace un bautismo, como siempre Emilio haciendo amigos, se hace con todos.. Héctor muy majo con una sonrisa de esas que contagian, nos dice que van a hacer la última práctica para acabar el Open y que hoy es el cumple de Andrew, nos invitan a todos a unirnos a la fiesta por la noche para celebrarlo, de marcheta, que majos, no lo descartamos..
Charlando llegamos al embarcadero, es una especie de canal donde están amarradas las embarcaciones de Jávea, justo al lado de nuestro apartamento. Llevamos el equipo hasta la lancha. Nos acompañan como guías Jose Luís y Rafa.

5657


Empieza a llover, el día no ha amanecido despejado, pero que más da, agua desde arriba y agua desde abajo, igual nos vamos a mojar.. Nos llevan al Cabo de San Martín surfeando entre olas, la inmersión se conoce como la de las Termas o los Arcos. Hemos llegado, empieza la fiesta o no.. Jose Luís divide los grupos, Rafa con la pareja del bautismo y Jose Luís con nosotros. Nos hace un rápido briefing., no es complicado ni a mucha profundidad, a penas llegaremos a 19m, pero será un paseo entre arcos y pequeños cañones como si de un laberinto se tratara.
Primero las aletas, luego el jacket, máscara y... ME VOYYYYY!, la primera al agua y la última en salir jeje.. hay un poco de mar de fondo, la barca se mueve mareantemente peligrosa a si que.. “rapit”, Sol y Carlos se habían tomado una biodramina pero.. Me dirijo al cabo del ancla pensando “guantes si o guantes no”, el agua está tan caliente que desestimo la idea.


5658


Cogida al cabo y dejándome lleva por el vaivén de las olas, van saltando al agua el resto de buzos, mi compañero va a ser Emilio, le espero, no se como se desenvuelve en el agua así que, estaré atenta. Van llegando y veo que Emilio está un poco alterado y Sol también está inquieta. No le quito ojo. Llega Jose Lúis e indica “abajo todos”.. Emilio me dice que le cuesta compensar y yo le contesto que a mi también, así que iremos poco a poco, Jesús también está al acecho de Emilio. Empezamos todos a bajar, voy poco a poco sin perder de vista a Emilio, le está costando soltar aire y bajar, veo que Sol ha empezado a bajar también, pero muy poco a poco.. miro hacia abajo, Héctor y Andrew ya están debajo de rodillas esperando, igual que Jose Luís, Emilio no baja, y he perdido de vista a Sol, Carlos está a mi derecha pero no hace buena cara. Me quedo a mitad de altura del cabo hasta que llega Emilio le indico, “respira, tranquilo, respira”. Llegamos todos abajo. Todo bien, emprendemos la marcha. Jose Luís va lanzado, detrás le siguen Héctor y Andrew, Emilio y yo y en la cola Carlos y Jesús. Emilio va acelerado, no está a gusto en el agua, le miro le pregunto el ok, me lo devuelve.
A favor de la corriente, aleteo, en contra, me dejo llevar, siguiendo el peinado de la poseidónea.. Escondida entre ella, llamativos erizos y orugas de mar de colores chillones, la panorámica empieza a definirse más rocosa, formaciones extrañas de agujeros y grietas dibujan un paisaje entretenido, (Emilio, ok?, ok), seguimos, empieza el laberinto, doscolas rojos y negros, salpas y sargos aquí y allá chispean el azul, empezamos a ver las pequeñas grutas, en sus paredes asoman pinzas de langostas, grandes y vistosas estrellas de mar, y escondidos como solo ellos saben, pulpos enormes, (me sobra lastre.. en la próxima me quito un kilo). Como si de sirenas se tratase, vamos sorteando las rocas, arcos, grietas y agujeros.. En un momento dado perdemos de vista a Carlos, le pregunto a Jesús, pero no lo vemos, Jose Luís va demasiado rápido, pero al girar 90º por debajo de un arco nos aparece.. pienso que como lleva la cámara, es normal, se entretiene con un bichito y pierde el norte.. se reincorpora. Jose Luís pregunta aire.. Emilio va muy justo y el resto también están en 100 bares, así que sin poder acabar la inmersión, vamos de regreso al barco, aún me quedan 160 bares, Emilio tiene bastante menos, está nervioso y está consumiendo mucho. El regreso se hace inquieto, Emilio tiene poco aire y está aleteando demasiado, lo engancho por el octopus a la altura de la botella y lo remolco un trozo para que descanse, pero está demasiado alterado, le indico que se tranquilice, me dice que solo le quedan 40b, le señalo los barcos en la superficie para que sepa que ya llegamos, pero cometo el error de coger la fuente alternativa por si acaso, ve lo que he hecho y se poner más nervioso, lo que le lleva a salir disparado a la superficie al lado de un barco y yo detrás, a penas estábamos a 9 metros, o sea que no pasa nada, pero... (MUY MAL), en fin le pregunto si está bien le indico que nuestro barco es el siguiente, me voy abajo de nuevo. Llego hasta el cabo de nuestra barca, allí Jesús, Carlos, Héctor y Andrew también se han subido Jose Luís me pregunta el aire (140b) y si quiero seguir.. le digo que si, por supuesto..
Ahora nos dirigimos en sentido opuesto al anterior, grupos de salpas doradas comen excitadas algo de entre la poseidónea... después de un tramo de ella, una formación rocosa, empieza la vida, Jose Luís me va señalando aquí y allá, pulpos, estrellas etc. y por fin.. un merooooo, me acerco y al seguirle nos lleva a un arco debajo del cual nos aparecen tres meros más, no son muy grandes pero preciosos y plácidos, nos evitan (estos no son como los de Medas jeje).. seguimos, de pronto en el fundo azul un movimiento rápido de un pequeño banco de pececillos llama la atención.. un reducido grupo de barracudas van al acecho.. por aquí y por allá asoma algún pequeño dentón, hay más movida, más vida, ensimismada con el movimiento allá abajo, llegamos al cabo del ancla de nuestra lancha y subimos.
El efecto de la inmersión empieza a asomar, ya ha acabado pero estoy flipada jaja. Me quito el jacket se lo doy a Jesús desde el agua, lastre, aletas y subo por la escalera de proa..


5659


Vaya! parece que me he perdido algo, madre mía!, pero si ha pasado de todo. Sol no pudo bajar al final, le cogió un ataque de ansiedad, Carlos se mareó en el agua y llegó hasta a vomitar (ya se que se apresuraban a comer las salpas..ejem) pero pero perooo.. Me lo van contando todo por el camino de vuelta al canal.
Desmontamos equipos, cargamos solo las botellas en la furgo, que irán a reponerlas, y nos quedamos esperando su regreso y seguimos hablando de la inmersión, por supuesto. Sol y Carlos se han ido a dar una vuelta, Carlos empieza a hacer mejor cara.
Ya están aquí. Vamos a buscar la botella a la furgo, está a unos 50m de la barca. Montamos el equipo esta vez con botella de 10l. y 5 kg de lastre, y de nuevo, pasajeros al tren!
El cielo empieza a despejar y el sol tímidamente aparece.. mmm que bueno.
Esta vez nos dirigimos a la Cueva de la Virgen. El proceso es el mismo que el anterior. Esta vez, Sol y Emilio se quedarán con Pedro, para tener una inmersión más controlada.. El resto con Jose Luís, se ha agregado otro buzo más, será el compañero de Jesús, yo iré con Carlos. Escuchamos el briefing y al agua patos.
La fauna es semejante, muchos pulpos y muy grandes, paisaje entretenido, para nada aburrido. Carlos está más mejor, le pregunto por la cámara y me dice que no la ha cogido, prefiere ir más tranquilo.. Desde luego el paseo es más tranquilo, pero el aire se acaba, así que de regreso al barco. Al llegar cerca del cabo aún me queda suficiente aire para alargar un poco más el paseo, el resto sube y yo sigo a Jose Luís un par de vueltas, mucha paz allí abajo, y arriba..
Al llegar al barco, veo que Carlos no ha subido aún, algo pasa pero no me entero le pregunto a Carlos. Me explica que el guía que estaba con Sol y Emilio cogió su cámara para hacerse unas fotos y no sabe como, la perdió.. Sol ya estaba en la lancha y Emilio estaba junto con Pedro (el guía) buscándola, Carlos ya no tiene aire, así que me voy a ver si veo algo,. ya es la segunda vez que hago el intento de búsqueda de una cámara y la sensación de impotencia y de ir mirando pensado en tener la suerte de poder verla encallada entre algunas rocas.. llego hasta Emilio, por bajo mío pasa Pedro y le pregunto con señas si la ha visto, pero me dice que no. Me quedo con Emilio dando un par de vueltas, pero nada.. así que los dos iniciamos la vuelta, la corriente va en contra, vamos por superficie y nos está costando, intento ir al ritmo de Emilio, pero me estoy cansando demasiado, así que apreto el paso todo lo que puedo. Llegamos al barco, subimos extenuados. De regreso al puerto se respira un aire de decepción e impotencia, nadie quiere asumir las culpas, son cosas que pasan, pero eso no consuela.
De regreso al centro Jose Luís nos comenta que en la siguiente inmersión, el bautizo de Raúl, irán al mismo sitio e intentarán buscarla de nuevo.


5663

Una vez cambiados y endulzado el equipo, nos vamos a comer a una cafetería, justo al lado del centro, “vakas” se llama. Carlos se va a buscar a Raúl, para equiparse para el bautismo. Se nos a hecho tarde así que Carlos no tiene tiempo para comer. Desde la ventana del restaurante les vemos ya equipados y les hacemos un par de fotos. Nos hemos comido una parrillada de verduras y una ensalada césar jeje, ligerito. Como hemos venido en un solo coche, nos volvemos caminando por el paseo de Jávea, tostándonos un poco al sol, pasamos un cuantos chiringuitos y ya en el último nos sentamos a tomarnos algo. “Mint” se llamo el sitio. Mientras charlamos y descansamos de la jornada y, disfrutando de las vistas al cabo de San Antonio y de nuestro precioso Mar Mediterráneo, llama Carlos que ya están en el centro y cambiados, así que se vienen.
No ha habido suerte, la cámara no ha aparecido.
Ya es bastante tarde así que vamos a ver a un amigo de Sol que tiene un centro de buceo justo delante de donde estaba amarrada la barca desde la cual salíamos nosotros. El centro está a tope, gente muy maja por allí, estamos un rato de cháchara y luego nos vamos de vuelta al apartamento. Pero antes Sol, Jesús y yo, queremos ir comprarnos un talla para ducharnos porque se nos ha olvidado. Primero entramos en un super, compramos agua y algo de picoteo, y luego entramos en un chino de esos que tienen de todo y efectivamente encontramos una toallitas por 2,4€ fashion de la muerte jaja, sobretodo la de Jesús, un pequeñita estampada a ositos. Después nos fuimos dar una vuelta por el paseo a ver si veíamos algún sitio chulo para cenar esa noche, y efectivamente encontramos uno genial, aunque la reserva está complicada, el camarero muy simpático nos dice que en el segundo turno nos intentará colar.
Contentos por haber encontrado un sitio ideal cerca de mar y con buena comida, la carta tenía una pinta, llegamos “camp base”. Ya están todos duchaditos y cambiaditos y a punto de empezar a hacer “la roja”, así que, le digo a Sol que se vaya duchando ella y mientras yo ayudo a Emilio en las tareas de la cocina jeje, que apañao es..


5660


Parte la enorme sandía con un cuchillo precario, está fresquita y supersabrosa, no me lo puedo creer, pillé la más grande y me salió buena jaja. La troceamos y la mezclamos con el hielo, Emilio empieza a triturarlo con la batidora, pero el hielo es demasiado grueso y compacto así que no se rompe. Plan alternativo, a ostiazo limpio, un bolsa un trapo y leches contra el suelo de la terraza, pero no hay mucho que hacer, bueno no pasa nada será un enorme granizado. Acabamos de poner la sandia troceada, por el camino, nos vamos comiendo trozos de la fruta roja mmmm, un chorro de ron, el zumo de los limones que traje de mi finca y listos, a probarla, buenísima, abrimos unas papas y como cenamos tarde vamos picando..


5661


Me ducho haciendo equilibrios para no resbalar y caer, me seco con la supertoalla que no seca, me pongo la ropa de festeta y pa fuera, un cigarrito, unas papas y dos vasos de coctail, en una escapada furtiva con Sol a la cocina tocamos más la enorme cazuela de sandía con un poco más de ron, jaja
No se nos acaba la conversación y el tiempo nos pasa volando, así que sin darnos cuenta ya tenemos que salir volando al restaurante. Las chicas nos maquillamos un poco y listos, a la calle de paseo..
El “Paseo del atardecer” se llama, toda la avenida que bordea la playa la paseamos hasta el final de la bahía donde está el restaurante. Carlos llama a Débora y Alex, otra pareja que se unirá a cenar, llegaban hoy y no les daba tiempo para bucear con nosotros. Llegamos a “Atalaya”, nombre del restaurante, está a tope. Tendremos que esperar en la zona chill out, justo enfrente. Así que nos sentamos alrededor de una mesa, porque los sofás están todos ocupados y menos mal, porqué sino nos quedamos allí fritos. Hace una temperatura agradable, más bien fresquita para mí, pero estupenda para todos los de interior jeje, hoy no hay tanta humedad.
Mientras nos sirven un desperado para Sol y para mí, cervecita para el resto, llegan Debora y Alex, la familia crece. Son muy majos, enseguida hay tema, es lo que tiene tener en común el submarinismo. Me encanta, hay buen rollito lo mires por donde lo mires. Mientras envío un mensajito a mis amigas para que sepan lo bien que estoy, que están haciendo lo mismo que yo, un desperados en un chill out pero 264km más al norte, ya tenemos mesa, así que nos levantamos y cambio de lado.
Estamos sentados en la terraza, delante del mar y con vistas a toda la bahia de Jávea, con la brisa del mar. Llegan los menús, no sabemos que pedir, todo tiene una pinta estupenda, Sol y yo lo tenemos claro, un pescadito de la zona, cuanto más sepa a mar, mejor, así que gana la dorada a la sal, unas piruletas de camembert unas croquetas.. dios que hambree. Carlos se pide bacalao, Jesús lubina. Un vinito blanco para acompañarlo todo y sobretodo, una muy buena compañía..


5662

Ups, creo que “La Roja” y el Desperados, han hecho efecto, poco a poco con el vino, que es blanco y nos conocemos.. Muchas risas y buen ambiente, pero demasiado cansancio. Sobre las dos, toque de retirada, así que paseando de vuelta, nos despedimos de Debora y Alex, ellos bucearán a primera hora así que no coincidiremos, aunque nos veremos al cambio.
Llegamos al apartamento, última charraeta antes de acostarnos y, todos a dormir, hora de levantarse a las 9:30, antes de 10:00 teníamos que dejarlo todo tal y como lo encontramos.. Boona nit..


DOMINGO 25,

Esta noche no hacía tanto calor, caí redonda y no me desperté hasta que Carlos golpeó la puerta.. Estoy muerta, me levanto salgo fuera y como no, todos los chicos levantados, cambiados con la maleta hecha y todo recogido y limpio, pero que madrugadores que son, y que apañaos. Me proponen una broma para despertar a Sol jeje.. a ver que despertar tiene. Voy a la habitación y le digo que son las 8 de la mañana que nos vayamos para hacer la inmersión de primera hora junto con Debora y Alex, que despertar tan bueno tiene, cree que hablo en serio.. jiji
Nos levantamos y, rápido cambiadas, y maletas hechas..
En un pis pas estamos en el “vakas” desayunando unas tostadas con jamoncito y tomate. Teníamos tiempo de sobra. Desde allí vimos llegar al grupo de la primera inmersión y con ellos, Débora y Alex, nos levantamos cogimos el equipo de los coches y a cambiarnos. De nuevo la carrera por montar el equipo. Esta vez Sol se puso un shorty así que no hubo batalla. Íbamos todos mentalizados para hacer juntos la inmersión que saliera bien. Y así fue, Sol iría con el guía Jose Luís, y nosotros cuatro juntos, de dos en dos, da igual la combinación. Al final mi compañero fue Carlos.


5664


En la furgo coincidimos con 5 compañeros más. Eran de Valencia, pero ellos irían con otro grupo y otro guía. Hicieron el recorrido al revés que nosotros, empezaron con la Cueva de la Virgen.
Hoy el sol se había levantado con ganas, picaba, todo el cielo despejado, muy buena temperatura. En seguida todos equipados y al agua, bajamos poco a poco. Justo al pié del cabo, un diminuto y precioso nudibranquio violeta. Esperamos un poquito, todos abajo y cada uno en su sitio, Carlos y yo cerrando filas. La inmersión fue de nuevo en la cueva de la virgen, según el tiempo que hacía, era la más conveniente. Fue un paseo distraído, muchos pulpos y muy grandes, algún mero y un tropezón con un dentón considerable. Al rato, la primera parada, Sol, Emilio y Jesús se bajaban de burro, bueno, más bien subían a superficie. Nos quedamos Carlos y yo con Jose Luís, llegamos hasta la Cueva de la Virgen, bajamos hasta 21m, donde una termoclima, bastante fría nos puso la piel de gallina, pasamos por una grieta muy bonita, y jugamos con un pequeño pulpo intentando quitarle una de sus piedras, pero no cedió..
Acabamos la inmersión y mientras subíamos vi una mancha blanca flotando en la superficie. Me voy hacía ella directa, era una medusa enorme, normal el agua estaba a 26º, me puse el guante y empecé a jugar con ella, Jesús me observaba desde cerca, también se había tirado al agua, al dejar de jugar, la medusa parecía que me seguía.. jeje
Subí al barco. Escuchaba al resto de compañeros, parece que una chica del otro grupo no pudo bajar porque no podía compensar. Según sus comentarios parecía que había hecho inmersiones diferentes.
Seguimos conversando a la vuelta. Una vez en el centro, rápido a cambiarnos endulzar el equipo, ducharnos y a comer paella. Sellamos los libros de inmersión, cogimos pegatinas y nos despedimos. Directitos al Club de Tenis, teníamos reservado, allí para la paellita.
Fuimos llegando al restaurante, estaba todo lleno, allí en una terraza tenía nuestra mesa esperando. Se nos unió Raul. Tal como fuimos llegando nos fuimos sentando. Para empezar unos entrantes, mejillones al vapor y unos chipirones en salsa. Debatiendo sobre la inmersión y las compañías (esternas al grupo nos piramos a) unas más simpáticas que otras llegó la paella, paella a la marinera, me toca repartir. Cigalitas para aquí y arros agarraet para allá.. Muy buena la paella, nada que objetar. Y por supuesto, postres, sandía, tiramisú y helados.. ¡anda que no nos cuidamos bien!


5665


Pero todo lo bueno llega a su fin. Con mucha pena y ya las cinco de la tarde, tenemos que salir o se les hará muy tarde. Así que salimos del restaurante y allí en los jardines unas fotos tipo reportaje de boda jaja como reporteros Jesús y Emilio.. Y finalmente una foto de grupo y despedida. Mucho besos y fuertes abrazos, y con mucha pena nos despedimos.


5666


Sigo a Carlos, última parada en una gasolinera, espero a que reposten y el último abrazo rompecostillas a Sol, mi Sol, los sigo hasta la autopista y una vez allí, apreto el pedal..
Adiós Jávea, ha sido un placer conocerte. Con una sensación de triunfo y de satisfacción, de haber conseguido desconectar de la rutina, un finde en mi salsa (el mar), de haber conocido gente increíble de hacerme sentir rodeada de los míos, con la misma afición en común, ¿que más podía pedir?, solo pensaba en cuando podría volver a verlos, a quedar y pasar otra jornada de buceo juntos con el mismo buen ambiente que había habido..
Sumida en estos pensamientos apareció el letrero Peñíscola-Benicarló, me avisaba de fin de trayecto, del fin de un fin de semana increíble, donde había recuperado muchas cosas y encontrado otra nuevas.. Me quedo esperando el siguiente “NOS PIRAMOS A..”

Cyberendazul

jaribas
14th January 2011, 10:20
Genial y completo relato. Gracias por compartirlo.